Eran vendedores de fruta y juguetes los primos plagiados en Texmelucan
Angelópolis

Eran vendedores de fruta y juguetes los primos plagiados en Texmelucan


Eran vendedores de fruta y juguetes los primos plagiados en Texmelucan

German Antonio Z fue ejecutado y Marco Antonio L fue hallado en estado crítico. Sus familiares pagaron el rescate de 2 millones de pesos y entregaron tres vehículos, sin embargo sus captores no cumplieron con el intercambio

German Antonio Z y Marco Antonio L son los dos jóvenes que fueron ‘levantados’ por sujetos desconocidos el pasado miércoles 14 de noviembre en la colonia Ojo de Agua en San Martín Texmelucan, ambos eran nietos del líder tianguista Alejandro López Téllez.

Pese a que sus familiares pagaron un rescate de 2 millones de pesos y entregaron tres vehículos sus captores no cumplieron con el intercambio y ejecutaron antes de tiempo a Germán Antonio, mientras que a Marco Antonio lo torturaron y cuando parecía que había perdido la vida lo arrojaron en un paraje ubicado en el municipio de Acajete.

Germán cumpliría 20 años el próximo 12 de diciembre

A un mes de cumplir 20 años, Germán Antonio fue ejecutado con seis impactos de arma de fuego el pasado 15 de noviembre. Sus restos fueron abandonados en el municipio de Xoxtla.

El joven nació un 12 de diciembre, desde niño se dedicaba a la venta de fruta y juguetes en la temporada de Reyes.

Le gustaban los tatuajes y la velocidad. Era un fanático de las motocicletas, sus favoritas era una de pista de color azul metálico, así como una tipo Cross de color verde.

Era cariñoso con sus sobrinos y  primos, constantemente subía fotos en sus redes sociales con ellos.

Marco Antonio se salvó de milagro

Al igual que su primo Germán, Marco Antonio creció en el tianguis de San Martín Texmelucan apoyando a sus padres en la venta de fruta y juguetes.

Marco estaba casado y fue su esposa quien tuvo que enfrentar la noticia de su secuestro.

Familiares se han mostrado herméticos en cuanto a su vida, pues aseguran, los criminales intentaron asesinarlo y cuando pensaron que estaba muerto lo arrojaron en una carretera en Acajete.

Gracias a que una peregrinación cruzaba por la zona, Marco fue rescatado y trasladado a un hospital en donde se debate entre la vida y la muerte luego de las puñaladas que recibió en el corazón y los cortes en el cuello que le hicieron sus captores.

No conforme con ello, sus secuestradores le quemaron los pies y lo atropellaron.

Marco Antonio y Germán se llevaban bien, eran amigos, y como en otras ocasiones se reunieron para comer algo en la pozolería de la colonia Ojo de Agua en donde fueron ‘levantados’ por un grupo armado a bordo de una camioneta Durango.



Fuente

Saul Perez Leon

Apasionado columnista, critico analyst social media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *